Sculpture collection

Pieces

Abrazo (1982)

Abrazo (1982)

 Del encuentro de su formación química y arquitectónica, ha quedado en él un poso por ahondar en la esencialidad de las formas que tiene mucho de alquimia en lo conceptual y de conceptual en la resolución (esto le ha valido la adjudicación de cómodas etiquetas, generalmente la de minimalista). Pero su simplicidad formal y expresiva remite a campos ajenos al artístico, mucho más relacionados con la búsqueda de la verdad que encierra la eternidad de las cosas. La ausencia de cromatismo (otra de sus constantes) nos empuja hacia lo universal. Negro y gris han sido siempre tonalidades muy queridas por un artista que ha encontrado en su vibración el símbolo por excelencia. "Gris", escribía, "es el color de lo esencial, de lo subterráneo, de lo que -siendo- espera su turno para manifestarse. Es el sustrato al que se superponen ilusiones o contigencias. Lo intemporal, el espacio no poblado y la potencia aún no ejercida, son grises. Gris es el color del esperma universal. Y como vida -es decir, muerte- es la materia del arte, perpetua rebelión contra el caos, he aquí el gris, su trasunto, emisario del tiempo, el artífice que labra una epidermis o desgarra unas entrañas, llamadas a ser fermento y aura de nuevos mundos".