Sculpture collection

Pieces

El espejo de un viaje infinito (1989)

El espejo de un viaje infinito (1989)

"El espejo de un viaje infinito" y "Los toneles", ambos del mismo año, nos orientan hacia las líneas claves de José Lucas. La obra "Los toneles" le brindó al pintor José Lucas la oportunidad de valerse de un soporte desechado (unas aguadas de las que antiguamente abastecían a las locomotoras de vapor) para poner en pie una escultura de marcado acento "pop", a cuya superficie cilíndrica poder luego aplicar esa gestualidad pictórica que le caracteriza, tan deudora de la escuela norteamericana del "Action Painting" como del colorido mediterráneo. Y es precisamente esa intervención tridimensional la que nos permite también hacer referencia aquí al muralismo pictórico de este murciano que cuenta con una abundante representación en la estación de Chamartín de Madrid. El expresionismo del trazo y la luminosidad del color son las principales señas de un artista que, valiéndose de sus dinámicos impulsos, trata de encontrar en el caos, por parádojico que parezca, la esencia del orden que nos rige.