Sculpture collection

Pieces

Entre lo real y lo ilusorio (1986)

Entre lo real y lo ilusorio (1986)

En la época en que Angeles Marco trabajaba en instalaciones como "Entre lo real y lo ilusorio" declaró: "Me interesa sobre todo el aspecto conceptual, de ahí que utilice recursos relacionados con la altura o con el tema del tránsito y más concretamente con el salto al vacío y el vértigo". Esa pista nos vale para adentrarnos en una de las obras más herméticas y de más rigor constructivo de la última década, pero en la que, sin embargo, subyace un trasfondo narrativo, tanto más difícil de ser penetrado cuanto mayor es el distanciamiento que la escultora, que evidentemente apela a sus experiencias personales, toma respecto a sus objetos. Tras el poder de fascinación y extrañeza que asalta en primera instancia al espectador, fruto de una enigmática sintaxis, podemos reconocer el carácter expositivo sobre las limitaciones del ser humano y lo engañoso de nuestras percepciones que Angeles Marco nos presenta. Busco", explica, "provocar sensaciones de inestabilidad, que cada objeto realizado no muera con su representación. No existe nada estático, ni siquiera nosotros mismos. Me interesa que eso tenga proyección en la escultura; por eso las sensaciones que deseo provocar no son tan escultóricas como humanas".