Sculpture collection

Pieces

La Raó (1986)

La Raó (1986)

En la escultura de Plensa se ha visto siempre un ejercicio de trabajo sobre la memoria, una búsqueda de los símbolos compartidos, que es lo que la ha conferido esa condición un tanto totémica que posee. "Miro mi obra", comentaba, "y tengo la sensación de que son objetos que se pueden reconocer, pero no acaban de reconocerse, formas que no han existido, formas que me faltan". Después de una etapa en la que el escultor cortaba y doblaba el hierro, y coincidiendo con uno de sus periodos más atormentados, empezó a moldear este material viendo en él un soporte, en el que poder plasmar su historia, antes que una finalidad, como les estaba sucediendo a muchos de sus contemporáneos. Esa manera de afrontar el hierro como si fuera arcilla, de la que es elocuente "La Raó", convirtió a sus obras en una expresión directa, brutal y tajante de sus emociones y de su deseo de conocimiento (a la postre, por su condición simbólica, el nuestro).