Sculpture collection

Pieces

N altra volta (2000)

N altra volta (2000)

Esta obra esconde toda una meditación sobre los conflictos bélicos en los que reiteradamente los individuos nos vemos inmersos sin percibir a menudo el alcance de su componente destructivo. Así, esos pilares de madera antigua y carcomida acusan en su desequilibrio la fragilidad de los estamentos que sustentan y auspician todas esas contiendas, frente a cuya evidencia, como señalan las fijaciones móviles en que se apoyan, la mente humana trata de adaptarse con el único afán de sobrevivir más que el de comprender su absurdo. Mientras, las placas de acero ejemplifican, en su diversidad de tamaños y en su orden, una estructura social que se trasciende por el número mágico al que Angelini recurre, el cinco, que es el símbolo del hombre por excelencia, pero también lo es de los sentidos, relacionados a su vez con las formas de las materias.