Sculpture collection

Pieces

Sin título (1989)

Sin título (1989)

Dentro del panorama más actual de la joven escultura española, la obra de Domènec se alinearía con la de aquellos creadores que, en su afán de prescindir de los elementos anecdóticos y literarios, han acabado recurriendo a una síntesis formal que les emparenta en ocasiones con la fuerza primigenia que poseen los símbolos del arte primitivo. Domènec se ha servido de ese proceso de simplificación para hablar de aquellos aspectos más sustanciales del mundo de las ideas. Operando sobre el ámbito de la memoria, en 1989 Domènec nos proponía una suerte de imágenes puras, como las ideas de Platón, que escapaban de la caverna mental para ser enunciados de pensamientos acerca de la noche en la que todos estamos sumidos. Y en ese proceso de ida y vuelta, que poseía mucho de exorcización, el artista se servía de unos signos muy elementales para hablar de esa dualidad interna de afirmación/negación que, de no equilibrarse, acaba por convertirse en un mal latente y quién sabe si, en un posterior momento, en la eclosión de una enfermedad (un tema éste al que, en un especial estado de gracia, Domènec dedicaría las que hasta el momento constituyen sus más intensas obras).