Sculpture collection

Pieces

Sin título (1990)

Sin título (1990)

Pese a la apariencia escultórica de esta obra, toda la producción de Jesús Pastor ha estado encaminada a interrogarse sobre algunos aspectos fundamentales de la creación pictórica como si fueran cuestiones pertenecientes al ámbito de lo filosófico. Así, por ejemplo, en el período al que pertenece esta pieza, la gran pregunta que recorría su quehacer era la del origen de la pintura. Sirviéndose de la huella casi imperceptible que en el papel deja la fotocopia, y ampliándola hasta extremos en que su visibilidad cobrase la apariencia de superficies horadadas, Pastor se entregaba a la paradoja de extraer materia del vacío, o, por recurrir a un símil más afín al proceso electrográfico empleado, extraer luz de la oscuridad. La búsqueda de aquella razón primera de lo plástico era también la búsqueda del nacimiento del pensamiento, y el planteamiento de esa duda, tan sólo enunciada, no respondida, era realzado por la elección de una materia tan impositiva como el mármol y el relleno de las marcas con encaústica para limar de apasionamiento todo el proceso. En ese juego intelectual en torno a la apariencia, Pastor aún daba una vuelta de tuerca más a lo paradójico al articular la obra en varias piezas, con lo que intervenía en la percepción de lo espacial.