Sculpture collection

Pieces

Steinbruch (1988)

Steinbruch (1988)

Esta instalación de Schlosser, que evoca a primera vista algunas de las obras del denominado "Land Art", forma parte de sus continuas reflexiones acerca de aspectos relacionados con la naturaleza, en la que viene encontrando las materias que no sólo son imagen simbólica de la misma, sino que significan algo por sí solas, encierran ideas. Siete años antes, Schlosser había escrito: "Me encuentro con una piedra estallada: fragmentos, trozos... Lo único que me importa es darles una piel. No podría usar la piedra para reflejarme". El primer punto de partida es el orden que guardan los nombres con las cosas. En este caso, "Steinbruch", que es la palabra alemana que designa a una "cantera", asocia dos términos: "stein" (piedra) y "bruch" (rota). La etimología guarda, por tanto, una huella del proceso y de las fuerzas que actuaron sobre esa cantera. En segundo lugar, ocho de las piezas del granito de Bustarviejo están talladas en bloques regulares, mientras que otras ocho, obtenidas en lo más hondo de la pedrera, son irregulares. En este punto, Schlosser, preocupado por descubrir el orden interno y el sistema de relaciones que la materia encierra en sí, maneja los conceptos de cohesión interior y orden natural de disgregación.