•  
  •  
 

Estación de Toledo

Bienes artísticos del ferrocarril: Estaciones

Claro ejemplo de la hermosa arquitectura neomudéjar.

Estación de Toledo
  • Preside la entrada a la ciudad
  • De estilo neomudéjar
  • Catalogado como Bien de Interés Cultural
  • Integrado en el Patrimonio Histórico Español
  • Forma parte del acervo histórico y artístico de Adif
  • Es un ejemplo del rico legado patrimonial de la arquitectura ferroviaria
 

La belleza arquitectónica de la estación de Toledo, de estilo neomudéjar, preside la entrada a la ciudad Patrimonio de la Humanidad, sin desmerecer en su monumentalidad. Especialmente protegido, el edificio histórico de la estación está catalogado como Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento desde 1991, e integrado en el Patrimonio Histórico Español. Forma parte del acervo histórico y artístico de Adif, como un claro ejemplo del rico legado patrimonial de la arquitectura ferroviaria.

En 1912, la compañía de los ferrocarriles Madrid a Zaragoza y Alicante, M.Z.A. decidió adquirir unos terrenos junto a la antigua estación y encargó un proyecto mucho más ambicioso y representativo al arquitecto Narciso Clavería y Palacios, conde de Manila, y al ingeniero Ramón Peironcely, que estuviera en sintonía con la monumentalidad de la ciudad de Toledo. El resultado final alumbró un edificio de gran belleza estructural, claro exponente del estilo neomudéjar*, pleno de matices y de formas armónicas, que fue inaugurado en 1919. En su construcción, asumida por el francés M. Hourdillée, destaca el empleo de ladrillo, piedra, hierro y cemento. Narciso Clavería consigue con su diseño aunar los dos extremos de la concepción del edificio de viajeros: funcionalidad y estética.

Tal y como nos revela Gonzalo Garcival en su libro “Tesoros de España. Estaciones de Ferrocarril”: “Clavería planeó la fábrica del inmueble como lo hubiera hecho un alarife* de la España cristiano-musulmana: ceramistas, vidrieros, carpinteros, forjadores de hierro, oficiales de una artesanía que todavía contaba aquellos años con efectivos indígenas. El maestro forjador Julio Pascual Martínez cinceló la cerrajería, las lámparas, los numerosos apliques que decoran el inmueble. Los azulejos que cubren los zócalos son trabajo del ceramista local Ángel Pedraza.”

Vestíbulo Estación de Toledo
 

El edificio de viajeros es un conjunto simétrico rectangular compuesto por un pabellón central de una única planta con dos cuerpos laterales adosados de dos pisos. Junto a uno de los laterales se alza una monumental torre-minarete de cinco cuerpos, elemento arquitectónico típico hasta entonces de las iglesias mudéjares toledanas. Todo el edificio está coronado por un tejadillo a cuatro aguas con tejas vidriadas.

La fachada cuenta con cinco puertas bajo cinco grandes arcos de herradura apuntados y recercados por otros lobulados, que enmarcan unas inmensas vidrieras decoradas, y una cornisa rematada por pequeñas almenas de estilo neomudéjar.

Su amplio vestíbulo interior constituye en sí mismo un gran tesoro artístico, un rico escaparate de artes decorativas a base de rejerías, yeserías, artesonados, vidrieras, cerámicas, mobiliario, lámparas, detalles de cantería…., todos al modo mudéjar. Los artesonados del techo, y las yeserías, son obra también del ceramista toledano Ángel Pedraza.

Fachada Estación de Toledo
 

Información Multimedia

 

Por el lado de las vías, el edificio se completa con una marquesina metálica a dos aguas sobre columnas de fundición que cubre todo el andén. Se encuentran también junto a las vías, el muelle de la pescadería (enclavamientos) y un transformador de electricidad, construidos en el mismo estilo neomudéjar que el edificio principal. Contienen también arcos de herradura polilobulados y entrecruzados, frisos de ladrillo, almenas escalonadas, armaduras de carpintería, alicatados y celosías.

Esta estación ha sido objeto de una intensa reforma con motivo de la llegada de la alta velocidad. Las tareas de rehabilitación han requerido un cuidado exquisito y una labor de recuperación casi artesanal, en su empeño de conservar el diseño original, especialmente en las obras relacionadas con el edificio principal: la rehabilitación de la marquesina original, el arreglo de las bajantes y faroles, la restauración de la carpintería interior y exterior, y la renovación de la torre de la estación y de su reloj original. Asimismo, se ha recolocado la valla histórica de la estación, con su verja original, obra de Julio Pascual, que ha sido igualmente objeto de tareas de limpieza y restauración.

Fachada Estación de Toledo
 

Bibliografía:

Dirección de Comunicación y Relaciones Externas.

Dirección de Patrimonio y Urbanismo

Revista “Líneas del tren” nº  / enero 2006

Revista del Ministerio de Fomento. Especial “Estaciones de Ferrocarril en España”.

Nº 553 julio-agosto 2006

“Tesoros de España. Las estaciones de Ferrocarril” de Gonzalo Garcival

 
  •  
  •