•  
  •  
 

Estación de Almería

Bienes artísticos del ferrocarril: Estaciones

Modelo del eclecticismo arquitectónico

Vista nocturna de la fachada de la estación de Almería
  • Su diseño se asemeja a una embarcación naviera
  • Los elementos cerámicos policromados recuerdan al estilo múdejar
  • Cuenta con la protecciín de Bien de Interés Cultural
  • Pertenece al acervo cultural de Adif
 

Estación de Almería

Esta estación, que cuenta con la protección de Bien de Interés Cultural, en la categoría de monumento (fecha de incoación el 1 de abril de 1985),  y está integrada en el Patrimonio Histórico Español, enriquece con su singularidad el acervo arquitectónico y cultural de Adif. Unos años antes, en 1981, el Ayuntamiento de Almería la declaró obra de interés histórico-artístico. Y aún hace más tiempo alguien la bautizó como “un monumento al final del desierto”.

Además de ser paradigma de la tendencia arquitectónica conocida como eclecticismo*, aplicada a edificios de uso ferroviario, esta estación se distingue por su peculiar diseño que recuerda una embarcación naviera, tal y como nos lo refiere el autor del libro: “Tesoros de España: Estaciones de Ferrocarril”, Gonzalo Garcival: “En pos de una meta puramente económica y de fomento minero, no es extraño que al principio se hablase de la estación de Almería-puerto. Se trata, efectivamente, de una nave con mascaron de proa, una instalación portuaria cuyo suntuoso diseño original puede que se debiera al mismo proyectista de la terminal de viajeros y demás.”.

 

Fachada estación de Almería
 

Origen

Históricamente Almería fue la última capital andaluza en recibir la llegada del ferrocarril. Fue en el año 1893 cuando se erigió la estación, obra realizada por la Compañía de los Caminos de Hierro del sur de España. Esta compañía se fundó con la intención de transportar minerales desde Sierra Morena al puerto almeriense.

El proyecto de la estación se esbozó siguiendo la misma línea constructiva empleada en toda Andalucía en los edificios ferroviarios. No hay casi datos sobre la autoría del diseño, aunque parece ser que la compañía de Hierro del Sur de España encargó la obra al arquitecto francés L. Fargué, que combinó perfectamente el hierro de la marquesina y de las grandes pilastras que la flanquean, con el ladrillo de los paramentos* de los muros y con la sillería de zócalos, frisos, entablamento* y cornisas, según cita Gonzalo Garcival: “Para unos el autor no dejó su firma; Mercedes López, que alaba el cargadero de mineral como muestra estimable de arqueología industrial, afirma en cambio que el proyecto de la estación corresponde al arquitecto L. Fargué, francés (discípulo de Eiffel)” 

Detalle arquitectónico
  • Detalle arquitectónico
 

Información Multimedia

 

Características

Inmaculada Aguilar Civera, profesora de Historia del Arte de la Universidad de Valencia, en un artículo publicado en el boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, ahonda en el lenguaje arquitectónico empleado en la construcción de esta estación: “Singular es la estación de Almería, bello ejemplo de un eclecticismo bien compuesto, donde la incorporación en fachada de la estructura metálica juega un papel integrador con los demás elementos del edificio. En este sentido su composición sigue una larga tradición de la arquitectura de las estaciones en Europa, cuyo origen se encuentra en la antigua Gare de l'Est de París, obra de Duquesney (1847-1852), que ha venido considerándose como obra modélica por la organización de su fachada y distribución general. [..] El lenguaje ecléctico de corte clasicista es variado y original en motivos y recursos, y enlaza perfectamente con los motivos decorativos de la gran cristalera del testero de la nave. Aquí ingeniería y arquitectura aúnan sus esfuerzos proporcionándonos una imagen típica, coherente, la más identificativa, de estación de ferrocarril.”

Remate arquitectónico
  • Remate arquitectónico
 

Con su fachada de 54 metros, el cuerpo central está rematado por la marquesina metálica (pertenece a la llamada arquitectura del hierro) de forma piramidal y revestida de cristal sobre bastidores* en los testeros* de ambos extremos, de los andenes y del acceso desde la calle, cuyas tres puertas en arco de medio punto se cobijan con voladizo*  también acristalado. Encima está situado el reloj enmarcado en hierro trabajado. En los cuerpos laterales también figuran arcos de medio punto rematados por una clave, que sobresale y marca visualmente el centro del arco. Los tejados son planos con balaustrada en los cuerpos laterales y a dos aguas.

El conjunto combina armoniosamente la sillería, el ladrillo, el hierro y también la cerámica. Se distinguen en la fachada elementos cerámicos policromados intercalados entre el ladrillo, o en los apliques. Estos efectos cromáticos recuerdan al estilo arquitectónico denominado mudéjar. Ladrillos, sillares y huecos conforman una peculiar composición visual de notable belleza.

Un buen ejemplo de los artesanos que colaboraron en la construcción de la estación almeriense se puede ver en los azulejos con la “A” de Almería escritos con el grafismo vasco en txapela que se repiten en la fachada principal, entre las ventanas de la segunda planta.

Elementos decorativos de uno de los cuerpos laterales de la fachada
  • Elementos decorativos de uno de los cuerpos laterales de la fachada
 

Obras de modernización:

Gonzalo Garcival también nos revela en su libro que: “En una operación iniciada en 1988 y terminada en 1991 con cargo al Plan de Modernización y Equipamiento de Estaciones, se consiguieron restaurar estos casi 600 metros cuadrados de superficie construida […]. Dentro del vestíbulo pueden contemplarse ambas carenas  acristaladas mientras que el testero sobre el que se abren las taquillas se eleva, en arco de medio punto con falsas dovelas alternadas de ladrillo, el mural cerámico de Francisco Cañadas. En la nueva sala de espera, -antigua “sala de  primera clase”- se descubrieron unos artesonados cerámicos ocultos por un falso techo colocado para el espacio habilitado un tiempo como cantina [...]. En el curso de las obras de remozamiento quedo esclarecido que la firma constructora de la estación, y específicamente de la cubierta metálica,  fue Fives-Lille. […] Con un lejano deje de afrancesamiento, la estación de Almería brilla con luz meridional en sus decorativas cerámicas de vivos colores, azules, rojos, y verdes; en el ocre pintado de sus paredes rebordeadas por la estructura metálica con tonos grisáceos y verdosos. “. 

El vestíbulo de la estación está decorado con un mosaico de la Virgen del Mar.

Interior de la estación
  • Interior de la estación
 

Bibliografía

Dirección de Comunicación y Relaciones Externas

Fundación de los Ferrocarriles Españoles. Biblioteca Ferroviaria

“Tesoros de España: Estaciones del Ferrocarril” de Gonzalo Garcival

Boletín nº 55 del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. Octubre 2005 pp 66-73/Artículo “El ferrocarril en Andalucía” de Dña. Inmaculada Aguilar Civera. Universidad de Valencia. Historia del arte.

“Trenes, cables y minas de Almería” de José Antonio Gómez Martínez y José Vicente Coves Navarro.

Revista Hobby Tren nº 56. 1998. Artículo: “La estación de Almería. Una centenaria de muy buen ver” de Javier Garcés Peria.

Cuerpo central de la fachada
  • Cuerpo central de la fachada
 
  •  
  •