•  
  •  
 

Estación de Zamora

Bienes artísticos del ferrocarril: Estaciones

Construida en piedra dorada, esta bella estación despunta como paradigma de la arquitectura historicista o casticista

  • Por su interés histórico, artístico y ambiental forma parte del Catálogo de Edificios y Conjuntos Protegidos (Plan general de ordenación urbana Zamora, 1986)
  • Pertenece al acervo cultural de Adif
  • Su imponente fachada abarca una extensión de 88 metros
  • Destacan las arcadas de inspiración renacentista que dan acceso a las distintas dependencias
  • Tiene capacidad para 5 vías de ancho convencional
 

Esta estación, que figura en el Catálogo de Edificios y Conjuntos Protegidos (Plan General de Ordenación Urbana de Zamora, 1986), obtuvo por su interés histórico, artístico y ambiental, un nivel de protección "integral B", suficiente para garantizar el mantenimiento de su esencia.

Construida en piedra dorada procedente de Villamayor (Salamanca) la estación reluce igualmente por reunir varios estilos arquitectónicos en su fachada así como por detalles de gran calidad artística presentes en el cuerpo central del edificio: el frontón triangular que acoge el reloj y los dos escudos que lo escoltan a cada lado.

Frontón triangular que acoge el reloj y los dos escudos que lo escoltan a cada lado.
  • Frontón triangular que acoge el reloj y los dos escudos que lo escoltan a cada lado.
 

Origen

Las obras de esta bella estación comenzaron en 1927 bajo la dirección del ingeniero Marcelino Enríquez, aunque la estación nueva no se inauguró hasta 1958, ya que las obras estuvieron paradas desde el año 1932 hasta el año 1935, momento en que se reanudaron para volver a pararse durante el periodo de la guerra civil. Un año antes de la inauguración de la estación de Zamora se puso en servicio la línea Medina del campo-Zamora-Orense-Vigo.

Vista de las torres laterales
 

Información Multimedia

 

Características

El autor Gonzalo Garcival en su libro: “Monumentos, tesoros, y lugares de España. Estaciones de Ferrocarril” hace una descripción cuidada y entendida de los detalles arquitectónicos más representativos de esta estación: “La vieja ciudad del Duero tiene conciencia de su alhaja de la arquitectura casticista o historicista. [..] Toda una fábrica que puede esquematizarse así: dos cuerpos laterales y uno central, que flanquean cuatro torres cuadradas, totalizando una fachada de 88 metros de largo. Arcadas de inspiración renacentista dan acceso a las distintas dependencias, y en idéntico estilo se resuelven las balaustradas y ventanales de la primera planta. En la parte superior, arcadas y antepechos calados que recuerdan el estilo gótico tardío. El cuerpo central, de porte edificio, delata la sobria arrogancia de las plazas mayores de Castilla, con reloj en la montera, y la notoriedad de las casas consistoriales. Bien encarada al núcleo urbano y salvaguardada con estupendo enrejado de la plaza antepuesta, -cruce de animadas vías urbanas- donde el escultor local Coomonte alzó una llamativa farola”.

En su fachada permanece un relieve de los Reyes Católicos. Los laterales presentan vanos adintelados al estilo del palacio de Monterrey, enmarcados con pilastras y dinteles decorados. Una crestería remata todo el edificio.

Cuerpo central con arcadas de inspiración renacentista
  • Cuerpo central con arcadas de inspiración renacentista
 

Infraestructuras

Tiene capacidad para 5 vías de ancho convencional destinadas al servicio de viajeros, y tres andenes. El andén número 1 tiene una longitud de 451 metros, mientras que los otros dos tienen 332 metros de largo. Además, cuenta con 5 vías más para servicios de mercancías.

Cartel de información de andenes
  • Bibliografía: -“Monumentos, tesoros, y lugares de España. Estaciones de Ferrocarril” de Gonzalo Garcival -Revista del Ministerio de Fomento nº 533. Estaciones de Ferrocarril en España julio/agosto 2006
 
  •  
  •