•  
  •  
 

Estación de Delicias

Bienes artísticos del ferrocarril: Estaciones

Claro ejemplo de la singular arquitectura del hierro de finales del siglo XIX caracterizada por sus amplias estructuras de hierro y cristal.

La estación de Delicias en 1880
  • Se inauguró el 30 de marzo de 1880
  • Finalizó su trayectoria como estación ferroviaria en 1969
  • Tiene incoado expediente para su declaración como Bien de Interés Cultural
  • Pertenece al acervo histórico y artístico de Adif
  • Los ingenieros Émile Cachelièvre y Calleja son los autores del proyecto de la estación
  • En sus instalaciones se han rodado películas tan famosas como Doctor Zhivago
  • Punto de partida y destino de los primeros trenes internacionales de Madrid a Lisboa
  • Actualmente alberga el Museo del Ferrocarril de Madrid
 

Historia:

La compañía del ferrocarril de Ciudad Real a Badajoz y de Almorchón a las minas de carbón de Belmez, levantó la estación de Delicias, en los aledaños del paseo del cual toma su nombre: el paseo de las Delicias. Su ubicación definitiva se fija, por Real Orden de julio de 1878 junto al paseo de las Delicias, próxima al Campo de Marte y al Hospital de Dementes. Se inauguró el edificio de la estación el 30 de marzo de 1880, acto presidido por los reyes de España, Alfonso XII y María Cristina. Gonzalo Garcival, en su libro: “Tesoros de España: las estaciones de Ferrocarril”, nos matiza los primeros acontecimientos en la vida de la estación: “Pero lo inaugurado era sólo la terminal que la compañía de Ciudad Real a Badajoz establecía para su nueva vía directa Madrid-Ciudad Real. De ahí que inicialmente se la conociera como “estación de Ciudad Real”. Pocas semanas después, aquella empresa fue absorbida por la poderosa MZA (Madrid. Zaragoza y Alicante), que a su vez,  la cedió a una tercera entidad, de fundación reciente, la compañía MCP (Madrid-Cáceres-Portugal) siglas que quedaron unidas a la estación en el anagrama visible todavía hoy en el testero de la gran nave “.

(Construcción de la nave central de la estación en el verano de 1879. Fotografía tomada por Hebert y titulada Estado de las obras en 1º de Junio de 1879. Archivo Histórico Ferroviario-Museo del Ferrocarril, I. G. – 01554) Más información sobre la estación en la web del Museo del Ferrocarril de Madrid-Delicias
 

Esta terminal se concibió desde el principio como estación definitiva, y no como provisional a diferencia de otras estaciones que han experimentado ampliaciones importantes a lo largo del tiempo. En 1906 se aprobó la reforma del vestíbulo, centralizando todos los servicios de viajeros en la nave correspondiente al primitivo patio de salida. Posteriormente, se suprimió la vía central para introducir un andén y se abrieron puertas en el testero.

Se construyó en tan sólo once meses. El catedrático de Arquitectura Pedro Navascués ahonda sobre este tema: “La estación se construyó en el plazo récord de once meses. Esto fue posible gracias al carácter absolutamente funcional del proyecto, donde no aparece apenas matiz alguno de expresión arquitectónica de raíz tradicional, y tampoco hubo preocupación por intentar crear un nuevo estilo. De la forma más lógica, la simple expresión de la función creó, ella misma, su propio lenguaje, logrando de este modo una perfecta coherencia entre expresión y contenido, al margen de cualquier disquisición estilística. El haber llevado este planteamiento, con sencillez hasta sus últimas consecuencias presta a la estación de Delicias una fuerte personalidad”. Asimismo, Navascués comenta también que tipológicamente la estación responde más a una estación de paso que de término, ya que la disposición de sus fachadas se estableció en paralelo a las vías, dejando libres de construcciones ambos extremos, lo mismo que la de Príncipe Pío. La intención de esta distribución parece ser la de separar los tráficos de llegada y salida. Desde su origen se estructuró en tres áreas definidas: mercancías, viajeros y tracción.

Inauguración de la estación de Delicias
  • Inauguración de la estación de Delicias
 

En su construcción predominó el uso racional de los materiales, tal y como nos lo refiere Gonzalo Garcival: “El ahorro fue uno de los considerandos más atendidos en la ejecución. Por ejemplo, se desestimó la pizarra recomendada inicialmente para la mayor de las cubiertas –la nave central-  ya que exigía una mano de obra más especializada y cara, en su defecto se empleó chapa ondulada galvanizada. En cambio, si se utilizó pizarra en los pabellones de entrada y salida, rematando el zócalo de granito y el aparejo de ladrillo y pies derechos de hierro.”

“En el caso del ladrillo, en lugar de recurrir al tipo prensado en todas las fachadas, sólo se puso en las exteriores, reservando el ordinario para las que se encaran bajo la marquesina. Y otro tanto ocurrió con los adornos que, en vez de cinc, fueron de hierro forjado o fundido”.

Fachada de la estación de Delicias
  • Fachada de la estación de Delicias
 

Información Multimedia

 

Ejemplo de la arquitectura del hierro

La armadura de hierro, procedente de los talleres de Fives-Lille, fue erigida por el ingeniero M. Vaseille y cubierta de palastro (hierro o acero laminado) galvanizado ondulado. Esta armadura está articulada por 17 cuchillos que forman un todo compacto con los pilares de sostén, pilares que se fijaron al suelo mediante una cimentación hundida. Parece ser que Cachelièvre se inspiró en la técnica constructiva empleada en la Galería de Máquinas presentada por Henri de Dion en la Exposición Universal celebrada en París en 1878. La desaparición del modelo francés acentúa el valor de la marquesina de Delicias, que guarda extraordinaria semejanza con la celebrada Galería de Máquinas. Garcival lo explica así en su libro: “Pero en Delicias el componente protagonista es el hierro. Los ingenieros responsables del proyecto, Émile Cachelièvre y Calleja disponían de un solar de 11.000 metros cuadrados para encajar el edificio, un “caparazón” de 170 metros longitud, 35 metros de anchura y 22,5 de altura máxima. Ya dijimos que el contratista de la cubierta metálica fue Fives-Lille, que comisionó a su ingeniero Vaseille para el montaje.”De sus muros laterales, y a una altura de 12 metros  -informaba la Revista de Obras Públicas el I-IV-1880-  arrancan 18 cerchas metálicas en arco, espaciadas a 10 metros, sobre las cuales descansa la cubierta, aspecto análogo al de la galería de máquinas de la última Exposición Universal de París (1878). El ancho de la nave central se halla ocupado por cinco vías, dispuestas de tal modo que puedan entrar a la vez cinco trenes [...]

Ornamentación y diseño en hierro presente en la fachada de la estación
  • Ornamentación y diseño en hierro presente en la fachada de la estación
 

 “Cachelièvre --escribe Pedro Navascués—utilizó en la estación de Delicias la última novedad que ofrecía por entonces la técnica constructiva y que Dion había mostrado, con gran éxito, en la Galería de Máquinas de la Exposición Universal de París de 1878. En efecto, la armadura, llamada de “Dion” desde entonces, compuesta de una serie de cuchillos armados que forman un todo con los propios pilares de sostén fijos a una cimentación hundida, tiene gran semejanza con la armadura de Delicias, que por primera vez cubría entre nosotros un amplio espacio sin ningún tipo de tirantes, riostra o contrafuertes. […] Hay otro detalle formal en esta marquesina que la hace diferente. Queremos decir esa curvatura o ligero alabeo que presentan en sus estribos las dos aguas de la cubierta por su lado interno, si bien el encuentro en la cima sea visiblemente apuntado. Este efecto como bulbiforme debió impresionar al dibujante Comba, cuyo grabado en la ceremonia inaugural en la Ilustración Española y Americana (1880) aparece bastante exagerado”.   

Patrimonio histórico: según resolución de 21 de enero de 1981, de la Dirección General de Bellas Artes, Archivos y Bibliotecas, se acuerda tener por incoado expediente de declaración de monumento histórico-artístico a favor de la estación de ferrocarril de “Las Delicias”, de Madrid. BOE, nº 42, 18 de febrero de 1981, p. y en el Plan General de  Madrid está catalogada con un grado de protección Nivel 1. Singular. Información recogida en la web: www.monumentamadrid.es del Ayuntamiento de Madrid en el que más de 2.000 elementos (monumentos y edificios históricos) son analizados por un amplio equipo de historiadores, documentalistas, restauradores y arquitectos: Edificios históricos

Detalle del reloj en el interior de la estación
  • Detalle del reloj en el interior de la estación
 

Curiosidades:

La cubierta de la estación parisina de Orsay, --hoy Museo de Arte Moderno-, mantiene el sello francés de los talleres Fives-Lille, como la de Delicias.    

Esta estación ha sido punto de partida y destino de los trenes internacionales directos de Madrid a Lisboa. En 1882 la compañía MCP inició la comunicación  directa con la capital portuguesa. Según decía Marañón:”el viaje a Extremadura tiene un prólogo muy en su punto, que es la estación de Delicias”. 

A lo largo de su trayectoria vital esta estación ha sido elegida en varias ocasiones como escenario cinematográfico, transformándose gracias al mundo del cine en una estación moscovita de primeros de siglo XX en la famosa producción de David Lean, Doctor Zhivago y en la de Franklin J. Schaffner, Nicolás y Alejandra. También se han rodado en sus instalaciones algunas películas españolas como Amantes del director Vicente Aranda.

Miembros de la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Madrid salieron a despedir el último tren que partió de esta estación: el expreso de Badajoz. Los presentes portaban una pancarta que decía: “Es el progreso. Pero qué tristeza. ¡Viva Madrid Delicias!”

Último tren que partió de la estación de Delicias
  • Último tren que partió de la estación de Delicias
 

Museo Nacional de la Ciencia y de la Técnica y Museo del Ferrocarril

Este edificio monumental es, desde 1984, sede de los Museos del Ferrocarril y Nacional de la Ciencia y de la Técnica. Antes de hospedar los museos mencionados la estación de Delicias fue restaurada por el Ministerio de Cultura. En su interior alberga una de las colecciones de material histórico ferroviario más completas y diversas de Europa.

La parte exterior de la estación mantiene todavía hoy la marquesina volada en el patio de carruajes, a diferencia del pabellón de llegadas cuya marquesina original fue trasladada a la actual entrada del Museo del Ferrocarril. Importante también fue el cierre de la boca de la gran nave para proteger el material rodante que se expone en el interior del museo.

Entrada al Museo del Ferrocarril de Madrid
  • Bibliografía: Museo del Ferrocarril de Madrid-Delicias de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles “Tesoros de España. Las estaciones de Ferrocarril” de Gonzalo Garcival Revista del Ministerio de Fomento. Especial “Estaciones de Ferrocarril en España”.Nº 553 julio-agosto 2006. www.monumentamadrid.es
 
  •  
  •