Bilbao

La ciudad desde la estación

Enlaces de interés



La ciudad

 Bilbao es, sin duda, una de las ciudades que más ha evolucionado en los últimos años. Esta urbe, clásico ejemplo de ciudad industrializada, ha sabido dominar los ambientes grises y dar un giro de 180 grados gracias a un importante proceso de transformación en el que el Museo Guggenheim ha jugado un papel fundamental. La nueva Bilbao ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos con edificaciones y construcciones emblemáticas que la han proyectado culturalmente en el mundo entero. A día de hoy la ciudad ofrece sus lugares históricos, su gastronomía y una serie de interesantes construcciones futuristas de indudable atractivo.

 


Foto de la ciudad




Visita por la ciudad

 Toda visita a la ciudad debe iniciarse en su casco antiguo, lugar que concentra sus mayores atractivos. Además de su patrimonio en arte civil y religioso, en esta zona podemos encontrar sus restaurantes y bares de tapeo más famosos. Entre sus enclaves más representativos destaca la catedral de Santiago de estilo gótico-vizcaíno de los siglos XIV y XVI. El paseo y los soportales de la Ribera marcan el espacio que ocupó el primitivo Casco Viejo y fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1972. Otros interesantes edificios religiosos son la iglesia de la Merced, antiguo templo construido en 1675 para redimir a los cautivos; la iglesia de San Antón, construida a finales del siglo XV en estilo gótico sobre las ruinas del antiguo Alcázar; la iglesia de San Nicolás de Bari, de estilo barroco con sus espléndidos retablos, y la iglesia de San Vicente Mártir de Abando, de estilo gótico.

 

 Entre los lugares bilbaínos más emblemáticos se encuentra el Portal de Zamudio que conserva el nombre de la antigua puerta de la muralla que fue derruida en el año 1537. Tampoco hay que dejar de ver la estación de Atxuri que data de 1883, la Escuela de Artes y Oficios que fue construida sobre el que fuera Hospital de Peregrinos en época medieval, la iglesia de la Encarnación que antaño fue un convento de Dominicas que data del siglo XVI o la plazuela de Santiago que está rodeada de casas decimonónicas y en la que se puede ver la torre catedralicia. En el centro de esta plaza hay una fuente de la época de Carlos III.


 


Foto de la ciudad


 Saliendo del casco viejo se puede seguir el recorrido por la zona hacia la que se expansionó la urbe. Aquí se encuentra la iglesia de los Santos Juanes del siglo XVII y elSantuario de Nuestra Señora de Begoña. Con el nombre de las Calzadas de Mallona se denomina a una escalinata que lleva hasta el primer cementerio que hubo en la ciudad. La Plaza Nueva es un espacio porticado al que se considera el de más solera de la ciudad. En ella se celebra en Navidad el Mercado de Santo Tomás. En esta zona se puede ver también el Kiosco de Música construido a raíz de la visita de la reina Isabel II, el Teatro Arriaga o la Biblioteca Municipal. Además, en la esquina de las calles Bidebarrieta y Jardines, podemos ver la casa más antigua de Bilbao que aparece pintada en tonos ocres.


 



EL BILBAO MÁS MODERNO

La ciudad posee además uno de los mejores conjuntos de arquitectura civil de finales del siglo XIX y principios del XX. Este conjunto está ubicado en lo que se denomina la zona del Ensanche y en su centro neurálgico que es la Plaza Moyúa. Entre los edificios más representativos destacan el Puente del Arenal, llamado antes de Isabel II; la estación de Santander que data de 1898; el Café Iruña, uno de los más bellos de la ciudad.

 Otros puntos de interés de esta parte de la ciudad son el Museo de Bellas Artes que está considerado uno de los mejores de Europa, la Santa Casa de Misericordia, el Ayuntamiento, construido sobre los restos del antiguo Convento de San Agustín, la Pasarela de Uribitarte de Calatrava o el Puente de Deusto. También se puede ascender al Monte Archanda con un funicular y contemplar magníficas vistas de la ciudad


Foto de la ciudad


 Entre los cambios más importantes operados por la ciudad en los últimos años destacan los acaecidos en la zona de Abandoibarra, a orillas del río Nervión. En sus aguas se refleja el peculiar y futurista edificio del Museo Guggenheim, concebido por el arquitecto Frank Gehry. Se trata de una estructura de bloques de piedra caliza conectados por piezas metálicas y recubiertas con placas de titanio. Su espectacular fisonomía ha dado la vuelta al mundo. En la entrada se puede contemplar la figura de Puppy, una instalación en forma de perro de 12 metros de altura realizada con flores y arbustos, y, no demasiado lejos se encuentra el Palacio Euskalduna. Otro singular edificio es el palacio de Congresos y de la Música que representa un barco varado en dique seco, como homenaje a los antiguos astilleros que ocupaban el lugar en el que hoy se asienta esta obra. Incluso el metro de esta ciudad es un elemento que ha contribuido a darle su nueva y peculiar imagen. Se trata de un diseño de Norman Foster que se caracteriza por sus bocas transparentes.

 


Foto de la ciudad