León

La ciudad desde la estación

Enlaces de interés

Enlaces de interés



La ciudad

La ciudad de León es un lugar tranquilo y acogedor, cargado de historia y tesoros que sorprenderán al viajero. Situada a orillas del río Bernesga, León nació cuando la legión romana VII Gémina estableció allí su campamento. Este enclave bimilenario ha vivido la colonización romana, período del que se conservan los restos de la muralla, las invasiones bárbaras y la época de dominio musulmán. También ostenta el honor de ser la cuna de la monarquía de la que surgirían, a partir del siglo X, los clanes nobiliarios del noroeste español. En el año 914, cuando la Reconquista se extendió hacia el sur desde Asturias, el rey Ordoño II la convirtió en la capital del cristianismo.


Foto de la ciudad


La visita a León puede iniciarse en la Real Colegiata de San Isidoro. Es el mejor conjunto románico completo de toda España. Resulta muy interesante penetrar en su interior y bajar hasta las criptas para visitar el Panteón Real y contemplar sus estupendos frescos románicos llamados "la capilla Sixtina del arte románico". En su biblioteca se guardan numerosos incunables y códices muy valiosos, como una biblia miniada del siglo X. Este edificio, construido entre los siglos XI y XII sobre un templo prerrománico fue dedicado a San Juan Bautista y destinado a albergar el mausoleo de San Isidoro de Sevilla.



La Catedral de Santa María de la Regla.

El viajero puede después encaminar sus pasos por la historia del arte hacia la Catedral, considerada una de las grandes joyas del gótico español. Es un templo grandioso, con unas espectaculares vidrieras de refulgentes colores a las que dieron vida artesanos que trabajaron entre los siglos XIII y XVI. Dicen de ellas que son la máxima representación del arte vitral en la Península. Hay quienes opinan que merece la pena visitar León sólo por verlas. Además, también destacan en ella elementos como el pórtico flanqueado por dos torres asimétricas y el magnífico rosetón que lo corona.


Foto de la ciudad


La riqueza ornamental y arquitectónica leonense continúa en el Hostal de San Marcos, primer ejemplo de arquitectura renacentista en España. Sirvió durante años como hospital para los peregrinos necesitados que se dirigían a Santiago. De hecho, el actual edificio se reconstruyó en 1533 como sede de los cabellos de la Orden de Santiago. Es imprescindible contemplar el techo artesonado del vestíbulo (s. XVI).

Pero las calles añejas de León acogen otros lugares de indudable interés. Es el caso de la Casa de los Guzmanes. En el entorno de la plaza de Santo Domingo se encuentra esta histórica edificación en la que destaca su patio renacentista. O la Casa de los Botines, construída en 1892 por Gaudí en estilo neogótico.

El recorrido por la ciudad debe acabar en el barrio Húmedo. Por sus callejuelas se puede degustar toda suerte de productos tradicionales. El buen ambiente está garantizado en torno a la porticada Plaza Mayor.


Foto de la ciudad