La Secuita (Tarragona)

La ciudad desde la estación

Enlaces de interés



La ciudad

El balcón del Mediterráneo   (www.tarragona.turisme.cat)


Foto de la ciudad




Una romántica introducción

Dice la leyenda, que el dios Júpiter abandonó a su esposa, la mortal Tíria, al enamorarse de la ciudad de Tarragona....

Situada en la provincia de mismo nombre, es una de las cuatro que da forma a la Comunidad de Cataluña. Bañada por el mar mediterráneo, recibe miles de turistas de todo el mundo al año, para bañarse en la denominada “Costa Dorada”.

Su patrimonio histórico es de tal valía, que en es una de las doce ciudades “Patrimonio mundial” de la UNESCO. Diferentes civilizaciones de toda la historia de la humanidad, han convivido en tierras de Tarragona, entre las que destacan la romana, visigoda o incluso islámica.



De Tarraco a Tarragona

Tarragona sin duda fue una de las ciudades del mundo con más influencia del imperio romano, debido a su estratégica situación geográfica y a su importante puerto de mar. Fue de tal magnitud la ciudad, que diversos emperadores romanos, tomaron esta ciudad como lugar de residencia durante años.

Tarraco fue la gran capital de la Hispania Tarraconensis, que en su día tenía una extensión de más de la mitad de la península ibérica, y sin duda era una de las grandes capitales del gran imperio romano. Sólo sucumbió al ejército islámico y su decadencia comenzó al incorporase al Al-Alandus en el 713. Solo gracias a los Condes Catalanes en el siglo XII, Tarragona volvió a convertirse en una gran ciudad.

En la Edad Media, las diferencias entre Reyes y Obispos, y los conflictos internos de los países catalanes se agravron, lo que produjo diferentes guerras ente los Condes Catalanes y provocó una guerra civil catalana. La ciudad se quedará completamente hundida con la invasión de Joan II, hacia 1462.

 

Foto del Anfíteatro de Tarragona al borde del mar  (www.tarragona.turisme.cat)


Foto de la ciudad




¿Qué ver?

Sin duda alguna el puerto de Tarragona, es el lugar que más historía tiene de la ciudad, al haber sido uno de los puertos más importantes de todo el Mediterráneo, pero el paso de civilizaciones como la romana, la visigoda y la islámica, también ha dejado un gran patromonio cultural. El Balcón del Mediterráneo, ofrece a todo aquel que se asoma, unas vistas espectuculares a orillas del Mar Mediterráneo.

Es indispensable el paseo a lo largo de la muralla que circundaba la ciudad y de la que hoy se conserva un tramo de cerca de 1km. Todo su interior, constituye un Casco Antiguo o “Part Alta”  que sorprende al visitante. La muralla romana tiene una altura media de 7 metros y se asienta sobre una antigua construcción megalítica. Además de la muralla conviene destacar el Teatro descubierto junto al antiguo puerto y el Anfiteatro de Tárraco construido junto al mar para aprovechar el desnivel del terreno. Datado en el siglo I, en su interior se conservan restos visigodos y de una iglesia románica.

Otra visita imprescindible, es la Catedral. Levantada sobre restos de una antigua mezquita, es de estilo románico-gótico. El interior es de gran sobriedad, sin embargo en uno de los ábsides se encuentra la capilla de Santa María o de “Los sastres” con un estilo totalmente distinto ricamente adornada de esculturas y construida en el siglo XIV en estilo gótico florido. Esta capilla constituye una de las primeras muestras de este estilo existentes únicamente en Cataluña.

No muy lejos, a 20 km nos encontramos con el Arco de Bará. Este arco de triunfo romano es uno de los más bellos de España, se construyó bajo el imperio de Trajano en el año 107 d.c Tiene una única obertura en arco de medio punto.

La visita a tarragona no puede concluir sin acercarse al mayor parque temático de España, una aportación del siglo XX a esta emblemática provincia. Port Aventura fue pionero en nuestro país, inaugurado el 1 de mayo de 1995 y goza de un gran prestigio internacional. Tiene cinco zonas temáticas: Mediterrànea, Polynesia, China, México y Far West, Su atracción emblemática, la montaña rusa Dragon Khan.

 

Foto del claustro de la Catedral de Tarragona   (www.tarragona.turisme.cat)


Foto de la ciudad




Sus fiestas y tradiciones

Tarragona es muy rica en fiestas y tradiciones. La sardana es considerada la danza nacional, Se baila en corro y al son de los típicos instrumentos de viento de la cobla.

El levantamiento de castillos humanos, costumbre originaria del Camp de Tarragona que se ha ido extendiendo a otros rincones del país. Las “colles de castellers” rivalizan para formar los castillos de mejor estructura y mayor alzada, de hasta nueve pisos, que se coronan con un niño que, encaramado arriba de todo, levanta el brazo mientras suena la chirimía.

Una de las fiestas más emblemáticas de la provincia de tarragona es la semana medieval de MontBlanc. Este pueblo está perfectamente conservado y realmente sigue teniendo aspecto de ciudad medieval.

En MontBlanc durante la última semana de abril sus calles se llenan de noble, campesinos, caballeros, juglares, bufones…y toda variedad de personajes que formaban la sociedad medieval. En la plaza mayor  se levanta un mercado en el que nos resultará imposible encontrar patatas o tomates por ser estos productos que llegaron a la península tiempo después. En el interior de la iglesia de Santa María la Mayor hay una representación de las Cortes Catalanas de 1414, los actores son habitantes de este pueblo tarraconés.



Comida típica marinera

Tarragona goza de una exista gastronomía, Ciudad marinera y pescadora en provincia de buen vino. Su plato más popular el “Romesco”, (almendras, avellanas, pimiento, aceite de oliva...), frutos de la tierra combinados de forma magistral que nadie puede perderse como el “Rossejat” y el “Xarró” variedad de la tradicional escudella catalana.

 

Fiestas  (www.tarragona.turisme.cat)


Foto de la ciudad