Línea Córdoba - Málaga

Tunel de Abdalajis

INTRODUCCIÓN

Para la construcción de la nueva línea de Alta Velocidad Córdoba-Málaga, que atraviesa la Cordillera Bética ha sido preciso la construcción de diversos túneles cuya longitud total suma 19 kilómetros. Destaca de entre ellos, por su longitud (más de 7 Km) y por la complejidad del terreno, el túnel de Abdalajís que, desde las inmediaciones de la estación de Antequera Santa Ana y al oeste del embalse del Guadalhorce, atraviesa la sierra del mismo nombre.

Sus más de siete kilómetros de longitud atraviesan una zona de gran complejidad hidrogeológica, en la que el subsuelo es una continua cadena de acuíferos.

  • Con más de 7 kilómetros de longitud, es el mayor de todos los excavados en Andalucía
  • Los trabajos de perforación se iniciaron en noviembre de 2003 y se han desarrollado durante 26 meses
  • Consta de dos tubos comunicados entre sí por un total de 19 galerías de evacuación y seguridad, con una longitud total de 500 metros

En el caso del túnel Este, el primero en perforarse al completo, los trabajos se han ejecutado en 26 meses, quedando 10 meses de obras complementarias de acondicionamiento de estas obras a las exigencias de la explotación ferroviaria, para permitir posteriormente el montaje de vía y superestructura de electrificación y señalización.


LA CADENA DE ACUÍFEROS. UN RETO DE INGENIERÍA

La obra constituye un importante reto de ingeniería por la complejidad estructural y la variedad litológica de la Sierra de Valle de Abdalajís.

La zona es una cadena continua de acuíferos

Estudios informativos y de impacto ambiental

Los estudios realizados en la fase de proyecto aconsejaron optar por el trazado acometido, como el de menor afección posible a los acuíferos, ya que la alternativa por la zona de El Torcal de Antequera afectaba a acuíferos de mayores dimensiones y obligaba a la realización de túneles de mayor longitud.

En el proyecto constructivo se abordó el estudio hidrogeológico sobre los acuíferos y se desarrolló el preceptivo Plan de Vigilancia Ambiental.

La afección al acuífero

En marzo de 2005 se produjo la primera de las afecciones al acuífero hacia la mitad de la excavación.

Las tuneladoras continuaron su avance para proceder a la impermeabilización de los anillos de revestimiento. A medida que avanzaron estos trabajos los caudales de agua drenada se fueron reduciendo.

Decantación

Los sistemas de decantación y depuración de las aguas drenadas han garantizado la ausencia de elementos contaminantes

El agua procedente del macizo se ha canalizado hacia las balsas de decantación construidas a los efectos en las bocas de los túneles. Estas balsas efectúan la depuración del agua en tres fases sucesivas.

El agua drenada desde los túneles al Arroyo del Quinto una vez depurada ha permitido su aprovechamiento para regadíos y para recargar el acuífero de la Cuenca del Guadalhorce, muy castigado por la sequía en los dos últimos años.

El control y análisis permanente de la calidad de las aguas evacuadas ha sido realizado por laboratorios independientes.

Abastecimiento a la población

Desde el momento de la afección, Adif ha atendido y asegurado las necesidades de suministro de agua a la localidad de Valle de Abdalajís por medio de camiones cisterna, en torno a los 450.000 litros diarios, y ha construido dos nuevos pozos que garantizarán el abastecimiento para la población y otros usos.

Impermeabilización final de la zona afectada

Una vez finalizada la perforación de los Túneles y realizada la primera impermeabilización de las zonas afectadas, se va a proceder a su refuerzo con la construcción de anillos interiores de hormigón armado, que dotarán las zonas de afección de una mayor estanqueidad y una mayor resistencia para soportar los empujes hidrostáticos.

Con este método se descarta el drenaje continuo de los acuíferos, que sería la solución de mayor coste medioambiental, se permite la recuperación de las aguas subterráneas y además, se garantiza la seguridad en los túneles durante la explotación ferroviaria.


EL TÚNEL

Para la construcción del túnel, el proyecto fue dividido en dos tramos (Los tramos 12 y 13 de obra "Gobantes-Túnel de Abdalajís"), que suponen la construcción de dos túneles paralelos y el acondicionamiento de sus dos bocas. Con una longitud de 8.970 metros discurren por los términos municipales de Antequera y Álora (Málaga). Estos tramos fueron licitados por el Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF) el 28 de noviembre de 2001.

La obra fue diseñada mediante la tipología bitubo, consistente en dos túneles gemelos de vía única de sección circular, de diámetro libre interior de 8,80 metros.

Las principales dimensiones de los tramos "Gobantes-Túnel de Abdalajís Este y Oeste" son:

Boca sur del tunel
  • Longitud: 8.970 metros
  • Longitud tubo Este: 7.043 metros., más 227 m. de falso túnel; total 7.270 m.
  • Longitud tubo Oeste: 7.067 metros., más 230 m. de falso túnel; total 7.297 m.
  • Radio mínimo en planta: 6.900 metros.
  • Pendiente máxima del túnel: 16,02 mm/m (descendente dirección Málaga)

Galerías de Seguridad

Ambos túneles quedan unidos por un total de 19 galerías transversales de seguridad, cada 350 metros, lo que permite la evacuación de un túnel a otro en caso de emergencia o incidencia en alguno de ellos.

En la fase de construcción y por motivos de seguridad para propiciar la evacuación de un túnel en caso de incidente, se han ejecutado una de cada tres de estas galerías, de modo que hubiera siempre una galería a menos de 1.000 metros del frente de excavación.


TUNELADORAS

Los tubos de Abdalajís se han perforado con tuneladoras de doble escudo TBM.

Montaje de las tuneladoras
  • La tuneladora del tubo fue bautizada con el nombre de La Alcazaba, mientras que la del túnel Oeste recibió el nombre de La Mezquita
  • Cada una de estas máquinas tiene un diámetro de 10 metros y una longitud de 11,89 metros
  • Su longitud total, incluido el back-up donde se sitúa la cabina de mandos y otras instalaciones, alcanza los 110 metros

Instalaciones auxiliares

Una de las principales instalaciones auxiliares es la subestación eléctrica para el abastecimiento de energía al túnel. La estación tiene una potencia de 22 MW que se abastece mediante una nueva línea de 66 KV (kilowatios) de 1.400 metros de longitud.

Vista aérea de las obras

REVESTIMIENTO INTERIOR

Por la complejidad estructural y la variedad litológica de la Sierra de Valle de Abdalajís se han dividido estos trabajos en cinco diferentes secciones de revestimiento, según las condiciones impuestas por el terreno atravesado a lo largo del trazado. Se han empleado cuatro tipos de dovelas de hormigón y acero, tipo A, B, C y H de menor a mayor resistencia.

La impermeabilización total es además un requisito imprescindible para garantizar que los túneles están aptos para el funcionamiento de la explotación ferroviaria de la Línea de Alta Velocidad Córdoba-Málaga.


COMPROMISO MEDIOAMBIENTAL

Una de las máximas prioridades de Adif en el desarrollo de su actividad de construcción de infraestructuras ferroviarias es su compromiso con el entorno natural, el cual forma parte de su política de Responsabilidad Social. Por ello se han destinado 12,8 millones de euros a garantizar la integración ambiental de la obra, mediante la adopción de medidas de protección de la fauna, la vegetación y el sistema hidrológico, así como otras destinadas a la recuperación ambiental y la integración paisajística.

Protección del sistema hidrológico

  • Las instalaciones auxiliares de obra se localizan fuera de las zonas de mayor permeabilidad y del área de influencia de los arroyos y líneas de drenaje
  • Se ha proyectado una obra de drenaje transversal que garantiza el paso de las aguas.
  • Se han diseñado por cada una de las zonas dos balsas de decantación para recoger las aguas que salgan del túnel como consecuencia de la perforación, de manera que puedan ser usadas de forma alternativa para facilitar la limpieza de lodos del fondo.
  • En el programa de vigilancia ambiental se contempla el seguimiento analítico de la calidad de las aguas contenidas en las balsas de decantación.
  • Se ha contemplado el tratamiento y gestión de todo tipo de residuos contaminantes (aceites, lubricantes, etc.) que se han generado durante las obras.
  • En el programa de vigilancia ambiental se han incluido los trabajos de vigilancia y control necesarios para realizar el seguimiento del comportamiento del acuífero, atendiendo tanto a los aspectos de cantidad del recurso como de su calidad.

Protección de la vegetación

  • Estudio faunístico en el que se detallan las principales zonas de reproducción, alimentación y cría de las distintas especies, así como los corredores por donde la fauna efectúa de forma habitual sus desplazamientos.
  • Elaboración de un calendario en el que se establecen limitaciones temporales para la realización de voladuras, limpieza y desbroce del área para evitar afecciones a los animales durante los periodos de cría y nidificación, y que corresponde con el periodo comprendido entre los meses de enero y agosto.
  • Medidas destinadas a preservar las especies animales protegidas y las zonas de interés faunísitico, áreas de nidificación, refugio o campeo, de las perturbaciones o afecciones inherentes a la fase de obras.

Recuperación ambiental e integración paisajística y ecológica

La construcción de los túneles de Abdalajís es una obra respetuosa con el Medio Ambiente. Los trabajos han seguido de manera estricta las directrices del Estudio Informativo de la Línea de Alta Velocidad Córdoba-Málaga y la posterior Declaración de Impacto Ambiental.

  • Las medidas de integración paisajística están encaminadas al tratamiento de las zonas visualmente más frágiles, teniendo en cuenta la visibilidad resultante desde puntos estratégicos y exteriores al tren y la incidencia de los distintos elementos de la obra (falso túnel, vertedero, etc.).
  • Para la revegetación de taludes se han tenido en cuenta los criterios fijados en el Estudio de Impacto Ambiental, y se han clasificado los taludes en varias tipologías de revegetación en función de elementos tales como pendiente, tipo de sustrato, microclima existente, entre otros, de forma que para cada clase se han definido las especies óptimas y el método de revegetación más adecuado.
  • Se han definido y valorado ambientalmente todos los aspectos relativos a la gestión de las tierras sobrantes de la excavación, de forma que se ha previsto su utilización en la propia obra, reduciendo al máximo el volumen de materiales destinados a vertedero.