Colección de esculturas

Obras

Autorretrato (1904)

Autorretrato (1904)

En el enérgico Autorretrato de Victorio Macho a los 17 años, el escultor ya destaca con una fuerza expresiva sin parangón, con cierto gesto de obstinación y cabellera rebelde que apuntan a una inquietante personalidad que no abandonará el artista a lo largo su vida y su dilatada obra. Realizada en bronce en 1904, es una de sus primeras creaciones artísticas, cuando empieza a cultivar el genero del retrato con una fuerza que no deja duda al expresar el duro gesto del castellano de la meseta. Otras obras del autor que revelan esta característica son la cabeza del pintor Anselmo Miguel Nieto, busto que realizó en tan sólo tres horas de trabajo, o el busto del también pintor Aurelio Arteta. El retrato, junto al género de la escultura monumental, sigue una línea conceptual, en la que Macho concibe su obra como "Una expansión del alma que nos eleva hacia el sumo creador", según sus propias palabras. Esta obra es la fiel reproducción de la que se conserva en el Museo Victorio Macho de Toledo.