Colección de esculturas

Obras

El balastero (1964)

El balastero (1964)

Su estética está en consonancia con los presupuestos estéticos decimonónicos, a cuyos dictados siguieron siendo fieles algunos escultores del presente siglo y, muy especialmente, aquellos vinculados con el trabajo de encargo para algunos monumentos públicos. Son obras, como la comentada, en las que, por encima de cualquier otro elemento, tiende a valorarse la capacidad de observación del artista, tanto más encomiada cuanto más fotográfica, y el valor anecdótico de la representación.