Colección de esculturas

Obras

Cabeza (1979)

Cabeza (1979)

En esta excelente cabeza, ejemplar número cuatro de una serie de veintiséis, que representa a Sabino Arana, el padre del nacionalismo vasco, de forma menos estilizada que en sus figuras de la Basílica de Aránzazu, detectamos, sin embargo, algunas de las interrogantes planteadas en aquellos otros de sus trabajos más experimentales. En primer lugar, el esfuerzo por establecer una síntesis entre las formas geométricas y las naturales, que habrá de ser herramienta conceptual decisiva en su faceta más reconocida y que le lleva a afrontar esta pieza con cierto brutalismo y una manifiesta tendencia a la geometrización de los cortes. El retrato gana, de esta manera, en fuerza expresiva, en la medida en que, sin renunciar a su evidente identidad, tiende hacia lo anónimo. En esta excelente cabeza, ejemplar número cuatro de una serie de veintiséis, que representa a Sabino Arana, el padre del nacionalismo vasco, de forma menos estilizada que en sus figuras de la Basílica de Aránzazu, detectamos, sin embargo, algunas de las interrogantes planteadas en aquellos otros de sus trabajos más experimentales. En primer lugar, el esfuerzo por establecer una síntesis entre las formas geométricas y las naturales, que habrá de ser herramienta conceptual decisiva en su faceta más reconocida y que le lleva a afrontar esta pieza con cierto brutalismo y una manifiesta tendencia a la geometrización de los cortes. El retrato gana, de esta manera, en fuerza expresiva, en la medida en que, sin renunciar a su evidente identidad, tiende hacia lo anónimo.