Colección de esculturas

Obras

El descanso de la locomotora (1984)

El descanso de la locomotora (1984)

El clasicismo escultórico de González Blázquez es doblemente deudor de las enseñanzas de Fernando Chicharro, que fue su profesor en esta materia, y de una identificación absoluta con los principios más conservadores de la disciplina. Incluso en su propia temática, este artista ha recurrido con frecuencia a los temas más tradicionales de la representación escultórica figurativa, en un intento de establecer una secuencia con los valores que encarnaban aquellas piezas. Ese apego a la tradición fue el que le llevó a encontrar en el mármol su material predilecto y el que, desatendiendo la mayoría de las aportaciones de las vanguardias históricas, le hizo apostar por un estilo en el que el férreo dictado del dibujo le permitiese extraer con virtuosismo todas las posibilidades volumétricas de la piedra.