Colección de esculturas

Obras

El profeta Baruch (1954)

El profeta Baruch (1954)

El profeta Baruch (o Baruc), cuyo nombre significa "el que bendice", fue un personaje bíblico, amigo y discípulo de Jeremías, del que apuntó sus profecías para transmitírselas al pueblo. Al parecer, el rey Yoyaquim destruyó aquel rollo, pero Baruch volvió a transcribirlas. Fue deportado a Egipto con Jeremías y se le atribuyen algunos escritos, entre ellos uno de los libros deuterocanónicos. Cuando Pablo Serrano realizó este pequeño bronce (existe otra copia en poder del señor Walter Wey) residía en Uruguay, en donde se había instalado en 1930. Es muy probable que en esta pieza, que siempre fue una de sus obras más estimadas, viese una suerte de "alter ego" de su condición. Emparentada con el "Monumento al prisionero político desconocido" (1953), con la que representó a Uruguay en el concurso convocado por el Institute of Contemporary Art de Londres, y con la serie, también de pequeños bronces, de "Entretenimientos en el Prado", que realizó ya en España en 1962, esta escultura es muy característica del momento estético en que Serrano se encontraba en Uruguay.