Colección de esculturas

Obras

Sin título (1978)

Sin título (1978)

En 1984, Eusebio Sempere hablaba de su actividad como escultor en los siguientes términos: "Mi escultura es consecuencia directísima de mi pintura, sólo que en otras dimensiones y con otro material. Por lo tanto, lo que es luz en mis pinturas -espacio bidimensional- en las esculturas es tensión de materiales en un espacio tridimensional. El movimiento insinuado del cuadro se transforma en movimiento real en el otro espacio de la escultura. Las esculturas son las consecuencias últimas de las pinturas. Así podríamos seguir a partir de los condicionamientos de un espacio bidimensional sobre otro tridimensional". Y, en efecto, esta pieza es una muestra harto elocuente de esa explicación. Sempere, convencido muy pronto de que el arte del porvenir debía correr en paralelo a la tendencia cinética, demostró siempre una preocupación por el movimiento y las búsquedas espaciales que le ayudara a romper el estatismo del cuadro. En ese empeño, aplicó muchos de los descubrimientos de la técnica y la mecánica contemporáneas a una pintura con cuya falta de dinamismo estaba en litigio.