•  
  •  
 

Estación de Jerez de la Frontera

Bienes artísticos del ferrocarril: Estaciones

En la bella estación de Jerez relucen la azulejería de Triana, el ladrillo rosado, las rejas floridas y los adornos esmaltados

Fachada de la estación
  • La primera estación fue provisional
  • La segunda, ya permanente, data del año 1877 y se encargó al arquitecto León Beau
  • La tercera y definitiva se debe a Aníbal González, el arquitecto de la Plaza de España de Sevilla
  • La fachada de la estación se divide en tres pórticos y cinco torres, dos de las cuales presiden la entrada principal
  • Contiene elementos decorativos propios del arte popular andaluz
  • Pertenece al acervo histórico y artístico de Adif
 

Historia

Andalucía quiso estar a la vanguardia de los avances en el transporte y ser la primera región española a la que llegara el ferrocarril. La primera iniciativa para construir una línea férrea en España fue la de Jerez de Frontera-El Portal en 1830 con el objetivo de llevar mercancías al río Guadalete. José Díaz Imbrechts (empresario gaditano) o Marcelino Calero y Portocarrero (político) llegaron a obtener de Fernando VII privilegios para construir caminos de hierro entre Jerez y El Portal, y Jerez y Sanlúcar de Barrameda en los años 1829 y 1830. Este papel pionero en el desarrollo del ferrocarril, se vio frustrado por problemas financieros, y finalmente fue la línea Mataró-Barcelona la que entró en la historia como el primer ferrocarril español.

Sin embargo los jerezanos persistieron en su empeño y en 1854 Jerez y el Puerto de Santa María quedaron unidos por unos escasos kilómetros de vía. Comenzaba así una idea de progreso con el objetivo de llegar al mar, por lo que años después la línea se extendería a Trocadero, acortando así distancias con el puerto de Cádiz.

Ornamentación presente en la fachada de la estación: cerámica y reja
  • Ornamentación presente en la fachada de la estación: cerámica y reja
 

La primera estación de Jerez fue provisional. En aquellos primeros días del ferrocarril, barracones de madera, ladrillo y teja, vinieron a cumplir las funciones de control de entrada y salida de viajeros, y de manejo de mercancías. Pero la producción vinícola de jerez no paraba de crecer en la segunda mitad del siglo XIX y era necesario adecuar las infraestructuras al movimiento comercial.

Caligrafías de la azulejería de Triana: el nombre de la estación
  • Caligrafías de la azulejería de Triana: el nombre de la estación
 

La Compañía de los Ferrocarriles Andaluces, propietaria de la línea, encarga la construcción de la nueva estación al arquitecto León Beau, pionero en la idea de que las edificios debían conjugar su funcionalidad con la adaptación a su entorno urbano.

Esta primera estación permanente de Jerez, de 1877, era un edificio de piedra y ladrillo de 103 metros de longitud y 4 vías de servicio. Su fachada de cinco cuerpos con sus dos extremos y el lateral en doble planta dieron la elegancia y el porte que los jerezanos querían para su estación.

Gonzalo Garcival nos comenta en su libro:”Monumentos, tesoros y lugares de España: Estaciones de Ferrocarril” “que Beau levantó un edificio de piedra y ladrillo de 103 metros de planta a lo largo de las cuatro vías de servicio, cubiertas a su vez con armadura metálica. Dividida esta fachada en cinco, -los dos extremos y el central en doble planta-, su elegancia constituía un digno frente para la plaza del Exido, punto confluyente de las principales calles de la ciudad. En todo caso, este edificio no destacaba por sus rasgos historicistas o regionalistas."

Vestíbulo de la estación de Jerez de la Frontera
  • Vestíbulo de la estación de Jerez de la Frontera
 

Información Multimedia

 

El proyecto de Aníbal González

Fue en el primer cuarto del siglo XX cuando el regionalismo tuvo su momento de esplendor. La Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929 supuso la aparición de un estilo arquitectónico novedoso, que no se quedo sólo en la capital hispalense sino que llego a Jerez. A ello se une el aumento de tráfico jerezana en aquellos años haciendo necesaria una ampliación que la Compañía de Ferrocarriles Andaluces encargó a Aníbal González, el arquitecto de la Expo del 29.

La estación de Jerez diseñada por González tiene una fachada de tres pórticos y cinco torres. Dos torres enmarcan la entrada principal, ésta con un pórtico clásico con tres arcos de medio punto, pilas tras pareadas y remate con balaustrada, y sobre él, en el eje central, una torre de mayor altura. La comparación con la estación de Plaza de España de Sevilla es inevitable, ya que combina la inspiración renacentista con el arte popular andaluz marcado por la utilización del ladrillo, el encalado blanco, las rejas y la cerámica andaluza, especialmente el azulejo procedente de Triana (Sevilla).

Año 1930, fecha de la construcción de la estación, enmarcado en un edificio situado en el andén principal
  • Año 1930, fecha de la construcción de la estación, enmarcado en un edificio situado en el andén principal
 

El estilo regionalista que representa la estación de Jerez de la Frontera es un claro ejemplo de cómo las estaciones andaluzas fueron pioneras en unirse a esta corriente que, tal y como la define Inmaculada Aguilar, profesora de Historia del Arte de la Universidad de Valencia: “es fruto de un pensamiento romántico propio del siglo XIX, en el que se busca la identidad nacional y la identidad regional a partir de sus costumbres, sus monumentos y artes aplicadas y artesanales, es decir, a partir de su propio carácter vernáculo.”

En palabras de José Manuel Caballero Bonald (escritor y poeta jerezano, premio nacional de las letras españolas) recogidas en el libro de Gonzalo Garcival, ya mencionado anteriormente, Aníbal González creó un estilo que “…..hizo furor, no sólo en la capital hispalense, sino en su consabida órbita regional de influjos […] toda la zona se lleno de azulejos, rejas floridas y adornos esmaltados que acabaron por ser tradicionales a fuerza de imponer un postizo pintoresquismo arquitectónico”.

Detalle ornamental de la puerta de entrada
  • Detalle ornamental de la puerta de entrada
 

Sn embargo, en la información publicada por Renfe (Plan de Modernización y Equipamiento de Estaciones) a raíz de la restauración efectuada en esta estación según proyecto del arquitecto Miguel Ángel Guerrero, se la define según otros cánones estéticos y arquitectónicos: “El prestigioso arquitecto Aníbal González, autor también de la conocida Plaza de España de Sevilla, diseñó el edificio de viajeros como un palacete neorrenacentista andaluz, en una bella combinación que recuerda los estilos mudéjar y plateresco… La estación de Jerez es una síntesis formal de la estación, de sus gentes y del aroma de sus vinos. Pero, a pesar de su deje folclórico y de su eclecticismo nacionalista, típico de los años veinte, es un edificio bello y elegante. A lo largo de sus noventa metros de fachada, jalonados por cinco torreones entre los que discurren tres pórticos, se combinan el ladrillo rosado, los paños blanqueados, las rejas y las caligrafías de los azulejos de Triana, con temas alegóricos  sobre la industria y el comercio de la ciudad ”

 

Decoración en el andén principal
  • Decoración en el andén principal
 

Bibliografía:

-Revista del Ministerio de Fomento sobre las Estaciones del Ferrocarril en España. Nº 533 julio-agosto 2006

-Libro de Gonzalo Garcival: “Monumentos, Tesoros y Lugares de España: Estaciones de ferrocarril”

-Dirección de Comunicación de Adif

La estación de Jerez de la Frontera en blanco y negro
  • La estación de Jerez de la Frontera en blanco y negro
 
  •  
  •